Dian

Llevábamos tiempo pensando en tener otro perrhijo. Pero las circunstancias nos echaban para atrás. Un dia Ainhoa necesitó urgentemente una acogida de unas dos semanas para Dian y nos ofrecimos. Antes de traerla a casa decidimos que solo la tendríamos en acogida. Los días iban pasando y Dian se iba acomodando. Se iba dejando querer, empezó a confiar. Se dejaba tocar. disfrutaba de los besos, las caricias. Comenzó a ser inseparable de su compañero de juegos ( Gordo, nuestro perro) y a nuestro gato lo aceptó rápidamente. En resumen, como íbamos a dejar escapar a esta princesita? Mi raspilla del alma. Ya forma parte de la familia. Adoptar a Dian es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *