Tigra

tigra

La decisión de tener perro en casa fue bien meditada (mi hijo de 14 años y yo lo pensamos bien) con sus pros y sus contras: menos libertad, menos dinero, adaptar vacaciones, posibles pipis y cacas en casa, así como posibles “explosiones” de cojines, sofás, etc. Por supuesto ganó el si, tendríamos perro y además sería adoptado. Las decisiones siempre fueron conjuntas, entre los dos, y por suerte siempre nos pusimos de acuerdo. Luego tuvimos que decidir que tipo de perro queríamos: sería grande, eso seguro. Durante un tiempo nos informamos sobre diferentes razas, caracteres y necesidades, hasta que de repente pensamos ¿y un galgo? Jamás habíamos pensado en esta posibilidad, pero cuanto mas leíamos sobre esta raza, mas nos gustaba la idea. Al final todo estuvo claro, galgo y adoptado!

Por razones personales tuvimos que esperar varios meses, hasta que repente se presentó el momento apropiado. Nos pusimos en contacto con Galgos de la Mancha y al cabo de poco tiempo ya teníamos 3 posibles candidatos que se adaptaban a nuestras necesidades y forma de vida. Otra decisión que tomar! 3 galgas preciosas de 2, 4 y 8 años. Tengo la suerte de tener un hijo con mucha sensibilidad y volvimos a ponernos de acuerdo. Nos miramos y dijimos ¿Tigra? Si, Tigra, la de 8 años, la que menos posibilidades tenía de ser adoptada, le daríamos una oportunidad y una familia. Hace ya 4 semanas que está con nosotros y ni un solo segundo nos hemos arrepentido de esta gran decisión. Tigra es buena, cariñosa y un pelín ladronzuela si te despistas, pero sobre todo es un amor que solo busca un poco de cariño. Ahora somos su familia y ella forma parte de la nuestra, hay un vínculo especial entre nosotros que jamás podrá romperse.

1 comentario
  1. Nuria Miró
    Nuria Miró Dice:

    Gracias familia por adoptar a Tigra! nosotros también estamos muy felices de que ella esté con vosotros porque sois unas personas maravillosas y ante todo es lo que buscamos para los galgos. Ojalá todos tuvieran la misma suerte!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *